Queda poco para que sea obligatorio cumplir con el Reglamento General de Protección de Datos. Y espero que estés adaptando tu blog y/o negocio y/o asociación. Porque si el 25 de mayo incumples el RGPD, quiero que sepas que serás calvo de cultivo para aprovechados de la vida.

Antes de seguir, si quieres escuchar este artículo en formato podcast, ¡dale al play!

A ver, te cuento. Estaba yo tan tranquilo leyendo el Twitter esta mañana cuando me he topado con un artículo de Marina Brocca (consultora especialista en marketing legal) en Lex blogger sobre el reglamento que nos trae a todos de cabeza.

Parecía otro artículo más, aunque muy completo y bien redactado. Mola cuando ponen las cosas claritas. Pero a mitad de la lectura me ha dejado a cuadros una consecuencia poco conocida a la que nos exponemos.

Si incumples el RGPD un aprovechado de la vida te puede denunciar para cobrar una indemnización.

Consecuencias económicas de saltarse el RGPD

La actual LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos) expone a los negocios a unas multas de hasta 6000.000€. Pero sólo en casos muy extremos. Mucho hay que liarla.

Peeeeeeeero el RGPD de marras aumenta el tope hasta los 10 millones de euros o un 2% del volumen de negocio total del año anterior.  En el caso de las infracciones leves.

Si la infracción es grave, el tope sube hasta los 20 millones de euros o un 4% del volumen de negocio. Tiembla.

Pero, además (y de lo que va este artículo), los damnificados te pueden reclamar indemnizaciones por el uso indebido de sus datos.

Esto está muy bien. Si una empresa vulnera mis derechos y esto puede tener consecuencias para mí, cobrar una indemnización me parece lo justo.

Sin embargo, esto da pie a algo que a los negocios nos puede perjudicar demasiado.

Una persona con más jeta que pereza puede denunciarte si incumples el RGPD, sólo para vivir de las indemnizaciones.

Hasta ahora cualquiera podía denunciarte, pero sin recibir algo a cambio. Sin embargo, el hecho de que haya indemnizaciones de por medio puede incentivar la aparición de gente dedicada a cazar negocios que no estén al día con la protección de datos. Tanto de dentro de la Unión Europea como de fuera de la Unión Europea.

Es decir, una persona francesa, búlgara, alemana, marroquí o estadounidense podría dedicarse a ganar sobresueldos con esto.

¿Cómo te quedas?

Aún tienes tiempo para adaptarte al RGPD

Hazlo. Ya sea por evitar esto, por ser una persona legal o para tener buen karma. Pero hazlo.

Cada vez queda menos tiempo para que su cumplimiento sea obligatorio (el 25 de mayo de 2018). Así que, de verdad, ponte las pilas YA.

Especialmente porque necesitas tener el consentimiento a la nueva política de protección de datos por parte de las personas cuya información ya tratas.

Es decir, si tienes 50 clientes, el 25 de mayo debes poder probar que esos 50 clientes aceptan tu política.

Si tienes 20.000 suscriptores en tu base de datos, los 20.000 tienen que aceptar tu nueva política antes de esa fecha.

Aplicar el RGPD a los suscriptores de e-mail marketing supondrá perder a unos cuantos. Pero se quedarán los mejores (a los que les interesas). Y tendrás tu negocio a salvo.

Hay tanta información sobre esto que prefiero escribir poco del tema, pero todo lo puedes encontrar aquí. Además, en Facebook y Twitter comparto algunos artículos.

Si conoces poco de qué va la vaina, te recomiendo leer el artículo de Marina Brocca en Lex blogger.

Por último, s usas GetResponse hace unos días elaboré una mini guía para mandar correos de confirmación de doble opt-in 100% personalizados.

Share This