7 razones por los que una web corporativa no vende

Publicado por en

La historia se repite sin parar. Hablo de esa en la que una empresa invierte una gran cantidad de dinero en una web corporativa. Una web que vende menos que el florero que hay en la entrada.

En otras palabras, genera menos clientes que una tarántula asesina.

Como consecuencia, más que en una ayuda, la web corporativa se convierte en un lastre para el negocio.

¿Te suena la historia? Puede que le pase a tu negocio o al de alguien que conoces. Es un mal generalizado al que he tenido que hacer frente en diversas ocasiones, en especial con los clientes de desarrollo web que tenía antes de meterme en el mundo del marketing.

Antes de continuar quiero que tengas la primera toma de contacto con el término del marketing que más me gusta. Cliente ideal. Sí, cliente ideal.

Ahora verás el papel que juega.

1. Le falta una orientación comercial

Es muy muy habitual olvidarse del papel comercial que tiene una web.

Se suele pensar que una web para un negocio es algo sencillo de hacer. Que en ella vale cualquier cosa. Incluso usar textos carámbano (fríos como ellos mismos) que siguen el ejemplo de otras webs.

¿Crees que es posible VENDER sin una estrategia comercial?, ¿sin aplicar marketing?, ¿dejando a un informático escribir los textos con los que tienes que conquistar a tus nuevos clientes?

¡EEEEEEEEERRRROOOOORRRRR!

https://www.youtube.com/watch?v=m30mG3JKzA8

Es muy importante que interiorices que una web es un anuncio.

Para vender a través de una web corporativa hay que crear una estrategia de marketing y ventas adecuada a la empresa.

Es más, la web debe ser uno de los pilares de esa estrategia. Nunca algo aislado que está “porque tiene que estar”.

Una estrategia creada exclusivamente para el negocio ya que cada uno tiene unas necesidades y unos clientes distintos.

2. Genera poca confianza

Quien va a comprar lo que una web ofrece es una persona que seguramente no conozca a la marca. Nunca ha oído hablar de ella y eso hace que le cueste sacar la tarjeta de crédito.

Para que se convierta en cliente, la web necesita que esa persona confíe en la marca y en lo que vende. Que diga “¡¡HALA!! ¡¡ESTO ES LO QUE LLEVO ESPERANDO TODA LA VIDA!! ¡¡VOY A COMPRARLO YA!!”.

Y aquí entra en juego el cliente ideal que te mencioné más arriba. El cliente ideal es esa persona o empresa a la que deseas vender tus productos o servicios. No es sólo alguien dispuesto a comprar, sino que es alguien dispuesto a comprar de la manera en la que tú quieres vender.

Quizás te parezca algo banal, pero realmente tiene su importancia. Como dice Carlos Bravo en Marketing de Guerrilla, es un factor clave para vender.

Sólo conociendo a tu cliente ideal sabrás cómo llegar a él y hacer que confíe en la marca.

3. Es caótica

Otra cosa que veo en algunos negocios es la cantidad de caos que hay en la web. ¡Incluso más que en una guardería sin adultos!

Me refiero a esos sitios a los que uno llega de casualidad y sale sin enterarse qué es lo que hace la empresa.

En los que ni el más ingenuo decide contratarles porque hay otros proveedores que ofrecen algo mejor. O que al menos ofrecen algo.

4. Le falta un diseño adaptativo o responsive

Hoy en día que una web se vea mal en móviles es un punto muy débil.

Cada día hay más gente que utiliza el móvil para navegar por Internet. De hecho, según esta noticia de El Mundo, en 2016 los usuarios de Internet desde el móvil superaron a los que usan un ordenador.

Por lo tanto, si una persona entra a la web de tu empresa desde un móvil o tablet y le cuesta navegar bien, ya está generando una imagen negativa. Y eso perjudica a las ventas.

Aparte, Google penaliza (que no elimina) a los sitios que no son adaptativos, como argumentan en La Métrica.

5. No se difunde correctamente

Construir un sitio web corporativo y colgarlo es insuficiente para que aumenten las ventas. Por mucho que esté perfectamente orientado y genere más confianza que un gatito tierno.

Muchos traumas hay que tener para que esta linda cosita no genere confianza :)
Muchos traumas hay que tener para que esta linda cosita no genere confianza 🙂

Ya he metido un gatito ¡¡así que estoy convencido de que este artículo va a ser todo un éxito!!!

Volviendo al tema, lo peor que puedes hacer con una web es convertirla en un secreto de Estado.

Ya te he dicho que una web es un anuncio. Y de nada sirve un anuncio que no lo ve nadie. Así que un punto esencial de la estrategia de marketing de una web es su difusión.

Una difusión que depende muchísimo del tipo de negocio, sus objetivos y su cliente ideal. No es lo mismo vender un vino gran reserva a sibaritas que unas zapatillas deportivas a adolescentes.

6. Tiene un blog que dice poco

Ay, los blogs…

¡¡NO SIRVEN DE NADA!! Si no están orientados a un público concreto y a alcanzar unos objetivos concretos.

He visto (y protagonizado) de todo. Desde blogs de una web corporativa que tratan temas que nada tienen que ver con el negocio (pero que posicionan bien y generan visitas) hasta otros que ofrecen un contenido más aburrido que mirar al techo durante 24 horas.

Un blog, para que funcione, tiene que tener muy claro a quién quiere llegar.

Y qué necesita esa persona para confiar en la marca y decidir comprar lo que vende.

7. Está muerta de risa

Un cementerio es un lugar que genera poca confianza. Pues una web corporativa sin actualizar, igual.

¿Te imaginas ir a la de Movistar y que aparezca el logo de Telefónica de los años 90, el precio en pesetas y abajo un Copyright de 1999?

O que aparezca el logo actual, el precio en euros y las promociones de verano de 2015.

Vale, los dos casos son un poco exagerados. Pero es para que te hagas una idea de lo importante que es tener un sitio web actualizado.

Cómo hacer que una web corporativa venda

Como te he dicho, no hay una solución mágica. Y ni siquiera hay una solución única que sirva para todos. Y más en un mundo cambiante en el que triunfa lo innovador.

La única respuesta genérica que puedo dar es que hay que pensar en la web corporativa como parte de una estrategia de marketing digital, que forma parte de una estrategia de marketing global.

Lo que salga de esto depende, insisto, de muchos factores. Eso sí, lo que siempre hará falta será un copywriting de calidad que se adapte a estos factores.

Deja un comentario

¿Te gustaría conocer el auténtico camino para que una web genere clientes de calidad?

Descarga esta guía gratuita y en menos de 20 minutos aprenderás cómo funciona un embudo de ventas y todas sus partes.



Confirmo que he leído y que acepto la política de privacidad de esta web.

You have Successfully Subscribed!