¡Hola mundo! ¿Qué tal? Espero que estés teniendo un buen día y, si no es así, ¡qué la cosa cambie! Hoy te quiero hablar de la empatía, una de las herramientas más importantes (y me atrevería a decir que la más importante) a la hora de aplicar copywriting y vender cualquier cosa. ¡Incluso un consejo de amigo! Empatizar puede parecer una tarea sencilla. Pero habitualmente cometemos un error que hace que nos salga mal, por mucho que lo intentemos.

¿Qué es empatizar?

Según la RAE (¡¡Oh gran RAE de los cielos celestiales!! [nótese la coña, que no soy un raevangélico]), es el sentimiento de identificación con algo o alguien. O la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos.

En la cultura general, empatizar suena a ponerse en el lugar de la otra persona o de un grupo de personas. Entender cuáles son las emociones que está viviendo en ese momento que estamos analizando.

Y sí, esa forma de entender la empatía está bien.

Entonces, ¿cuál es el problema?

La empatía NUNCA puede salir del ego

Las frases más habituales que usamos a la hora de empatizar con los demás suelen ser:

  • Yo en tu lugar…
  • Si yo fuera tú…
  • Una vez me pasó algo así…
  • ¡Sé lo que es eso!
  • Te entiendo. Cuando me pasa eso yo…

Te suenan, ¿verdad?

Una empatía basada en el ego es una empatía incompleta.

Para empatizar de verdad y conseguir entender a esa persona de verdad necesitas mezclar varios ingredientes:

  1. Entender la circunstancia que se analiza.
  2. Saber qué está sintiendo de verdad la otra persona.
  3. Saber e interiorizar sus antecedentes. Lo que ha vivido, las creencias y miedos que sus experiencias han generado, etc.
  4. Dejar un poco de lado tu historia personal y, sobre todo, cómo estarías viviendo esa misma circunstancia.

Hacer todo esto tiene un por qué más claro que un mantel banco lavado con Ariel.

Un mismo estímulo, una misma circunstancia, genera una respuesta emocional distinta en cada persona.

Es decir, lo que tú sientes respecto a lo que una persona te está contando seguramente sea distinto a lo que esa persona está sintiendo.

O, dicho de otra manera, lo que tú sientes al comprar algo es distinto de lo que otra persona siente; en especial si tú no perteneces al grupo de su cliente objetivo.

Por ejemplo (y no muy bueno), un paseo en barca puede ser para tti una experiencia muy gratificante, mientras que que para otras personas puede ser su mayor terror.

Cómo empatizar de forma efectiva

Una pregunta que a mí me ayuda mucho cuando quiero empatizar con alguien es: ¿qué sentiría yo en esa situación teniendo en cuenta sus miedos y experiencias pasadas?

Esta pregunta bien respondida es capaz de hacerte entender a las personas más deleznables. Y es que muchos asesinos, violadores, traficantes, etc. tienen una historia que les ha hecho ser como son.

Así que hay que tener en cuenta una cosa muy importante:

Empatizar no es apoyar.
Empatía no es simpatía.

Voy a poner un ejemplo de actualidad: la independencia de Cataluña.

  • Puedes tener empatía y entender a la perfección a un nacionalista español que va con la bandera de Franco a las manifestaciones y que genera mucha gresca.
  • A la vez que puedes sentir la misma empatía por un independentista que tiene tatuada la estelada hasta en sus partes íntimas y que agrede a la policía si no le dejan “ejercer sus derechos”.

Sin necesidad de apoyar a uno ni a otro. De hecho, la mayoría de españoles estamos entre un perfil y otro.

¿Cómo afecta esto al marketing y al copywriting?

Si empatizas desde el ego (con el “yo en tu lugar”, etc.), es imposible que seas capaz de hacerlo bien con dos perfiles tan extremos como los que te acabo de mencionar en el ejemplo.

Es más, si quieres sentir empatía usando tu historial y tus emociones, va a ser muy difícil que logres entender a un cliente objetivo que sea distinto a ti.

Para hacer un copywriting efectivo y una estrategia de marketing de éxito NECESITAS conectar emocionalmente con la persona a la que quieres persuadir. ¡¡No hay alternativa!!

Tienes que construir una estrategia y escribir unos textos que tengan en cuenta cómo vive tu público objetivo la experiencia de la compra del producto o servicio concreto. Con sus sentimientos incluidos. ¡Nunca los tuyos!

Sé que cambiar el concepto de ponerse en el lugar de los demás es difícil. Y puede resultar hasta escalofriante, ya que llegas a entender hasta a tus peores enemigos. Pero es un proceso que te va a ayudar muchísimo a vender mejor y, de paso, a ser más feliz.

¡Te lo dice uno que lleva poniéndolo en práctica años!

Y tú, ¿cómo empatizas?

¡Gracias por leer!

¿Te gustaría conocer el auténtico camino para que una web genere clientes de calidad?

Descarga esta guía gratuita y en menos de 20 minutos aprenderás cómo funciona un embudo de ventas y todas sus partes.



Confirmo que he leído y que acepto la política de privacidad de esta web.

You have Successfully Subscribed!

Share This