Lanzado a cumplir mi sueño

Mi vida profesional está dando un giro de 180º. Después de muchos años intentando hacer haciendo negocio creando webs para autónomos y pymes, ha llegado la hora de dedicarme a lo que siempre he querido dedicarme: Trenvista. ¡Y empiezo con un crowdfunding!

Tengo que decirlo. ¡Me siento muy orgulloso de lo que estoy haciendo! Después de taaaantos años soñando con llegar a este punto, en el que Trenvista se está convirtiendo en un medio profesional con futuro,

Mi vieja «niña pequeña»

Si me conoces desde hace mucho, sabrás que con solo 12 añitos decidí crear una web en la que hablaría sobre mi mayor pasión: los trenes. En ese momento no era tan fácil como ahora publicar una web. Aunque GeoCities (que en paz descanse) me ayudó muchísimo.

No solo decidí hacerlo sino que lo hice. El 16 de octubre del año 2000 publiqué Ferro Raíl. Una web que fue evolucionando según avanzaban mis conocimientos de desarrollo y que hizo que en 2010, después de 2 años sin actualizarla, me sumergiera en el mundo WordPress.

Así que gracias a Ferro Raíl y la pasión que siento hacia los trenes y la comunicación aprendí a crear webs. Tanto «a pico y pala» como con un CMS como WordPress. Conocimientos con los que, junto a lo que aprendí en la FP y en formaciones posteriores, me han servido para crear mi trayectoria personal.

Antes de seguir he de hacer un inciso.

Más bien dos agracecimientos.

Uno a Daniel Pérez Lanuza, creador de Listadotren y que durante mucho tiempo tuvo una paciencia de oro conmigo para enseñarme los principios del HTML y CSS a través del MSN Messenger.

Otro a Desarrolloweb, esa mina de oro que me ayudó a perfeccionar mis conocimientos. Y a adaptar al entorno web lo que había aprendido en la FP.

Trenvista time!

En 2014 Ferro Raíl se había convertido en una red de pequeñas webs especializadas en temas ferroviarios: una de noticias, otra de cultura, otra de vídeos y por último Trenvista. Que la creé en 2012 en un intento infructuoso de crear una revista digital en formato PDF.

Estando en el Innotrans de Berlín me di cuenta hablando con otros medios europeos de que ese guirigay no tenia ningún sentido. Así que decidí fusionarlas todas en un solo sitio (como lo era Ferro Raíl hasta 2010) con el nombre que más gancho podría tener: Trenvista.

Arriesgué mucho al dejar de usar una marca con 14 años de historia, pero la intuición no me falló y fue lo más acertado ya que ni era muy comercial ni inspiraba mucho.

En ese momento estaba intentando hacer realidad mi sueño. Que todo esto funcionara como un medio profesional. Contraté a personas, publicamos un huevo de contenido y nos fue bastante bien en el tema editorial. Pero mi cabeza no me dejó crear un modelo de negocio que me permitiera hacer frente a los gastos.

Así que después de pérdidas continuadas que era incapaz de compensar con mis clientes de desarrollo web, tocó cerrar el grifo. Volver a dejar Trenvista como un hobby.

Pero dijo «Volveré»

Al igual que Schwarzenegger siempre dice «Volveré», lo mismo me pasa con Trenvista. La he dejado de lado 2 veces y en las 2 ocasiones ha vuelto.

La primera, en 2008 cuando empecé en la revista Tracción, aunque para hacer lo mismo pero en papel. La segunda, en 2016 después de la hostia que me había dado.

Pero corre tanto por mis venas hacer esto que en ambas ocasiones no fue un adiós sino un hasta luego. Porque sí, ¡ME ENCANTAN LOS TRENES! Y, mucho más, ¡ME ENCANTA ESCRIBIR SOBRE TRENES! Además, se me da bien.

Crowdfunding

Desde que cerré el grifo en 2016 no he parado de pensar en cómo hacer que Trenvista generara ingresos suficientes como para hacer frente a sus gastos y crecer.

Hasta que este año, por fin, di con la clave. El Coronavirus trastocó mis planes iniciales de una manera brutal. Pero durante el confinamiento pude perfeccionar el modelo de negocio y empezar a dibujar un buen futuro para Trenvista. ¡Que incluye salir en papel!

Con un sistema de suscripciones para acceder a artículos exclusivos y más ventajas que con el tiempo van a ir creciendo. Complementado por la tienda y lo más tradicional: la publicidad.

Pero pensando en que esto último tenga el peso suficiente como para seguir informando con libertad e independencia.

La cosa es que para empezar con todo esto necesito una inversión inicial. Para crear todo el ecosistema web, contenido, hacer la promoción necesaria…

En fin, todo gastos imprescindibles para arrancar en condiciones y no hacer algo malo y a medias.

Y en ello estoy ahora, lanzado a cumplir mi sueño.

Si me echas una mano no sabes cuánto te lo agradeceré.

¿Te ha gustado lo que has leído? ¡Compártelo con el mundo!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *