¡¡¡¡HOOLA MUNDOOOO!!!!

No puedo estar más contento en este momento.

Culmino un largo y movido camino lleno de replanteamientos, dudas y mucho hablar conmigo mismo.

Todo empezó cuando vi que la anterior estrategia hacía aguas, sobre todo en cuanto a resultados y la calidad de vida que me daba. Aunque la anterior versión de El perro del marketing era lo mejor que había creado, le faltaba algo. Y ese algo ya está aquí.

Un servicio de grandísimo valor

Se acabó el ofrecer de todo un poco sin aportar el gran valor que puedo aportar a las demás empresas y emprendedores.

He fusionado todos mis conocimientos de marketing y desarrollo web en un megaservicio. Desde ahora desarrollo sitios web con una característica importante: generan clientes desde el primer momento.

¿Cómo? Gracias a la creación de un embudo o varios embudos de ventas, que incluyen todos los pasos. Desde la captación hasta la propia conversión y fidelización.

No estoy solo

Como bien sabrás (y si no lo sabes te sugiero que descargues la guía gratuita y te la leas), son muchos palos los que hay que tocar para que el embudo funcione bien.

Y no, no soy ni quiero ser ni puedo ser “especialista en todo”.

Así que me he rodeado de un equipazo de profesionales que se van a encargar de tareas en las que no tengo el conocimiento suficiente como para garantizar resultados. Principalmente delego las tareas de:

  • Elaboración de textos legales y contratos de la web.
  • Diseño gráfico.
  • Anuncios en Facebook, Instagram y Google.
  • Gestión de las redes sociales.
  • Storytelling.
  • Optimización de la carga de la web.

Además, aunque lo que más me apasiona es escribir, no tendré problemas en delegar trabajo en redactores especializados en temáticas que no controlo bien.

Es hora de enseñar marketing digital

Me da mucha pena ver que hay muchas (muchísimas) personas que trabajan por su cuenta (y que tienen empresas) que no tienen ni idea de marketing digital.

Saben que una web o las redes sociales pueden aportar clientes y no saben como. Y esto tiene dos consecuencias un tanto malulas:

  1. Pierden muchísimo tiempo haciendo cosas que no funcionan. Un tiempo que podrían destinar a labores más productivas.
  2. Pierden dinero al contratar servicios que realmente no se ajustan a lo que necesitan para conseguir clientes.
  3. Acaban con una enorme frustración porque lo que iba a ser la panacea se convierte en un caro camino sin salida.

Así que desde ahora, aparte de prestar el servicio que te he contado más arriba, me voy a dedicar a enseñar marketing digital desde cero a los emprendedores. A través del blog, vídeoblog y el podcast. Y mediante charlas y conferencias.

Good bye Neomuk marketing

Con este cambio digo adiós definitivo a la marca con la que llevo trabajando desde 2015, Neomuk marketing.

Es mi momento de ser yo. Más yo que nunca antes. Y trabajar la marca personal que siempre me ha dado miedo trabajar.

Por cierto, si te preguntas el por qué de El perro del marketing, te recomiendo que mires el sobre mÍ.

¡Hasta la próxima!

¿Te gustaría conocer el auténtico camino para que una web genere clientes de calidad?

Descarga esta guía gratuita y en menos de 20 minutos aprenderás cómo funciona un embudo de ventas y todas sus partes.



Confirmo que he leído y que acepto la política de privacidad de esta web.

You have Successfully Subscribed!