¡¡¡Por fin han llegado los 280 caracteres de Twitter a todos los usuarios!!! El mayor cambio de la red social desde su inicio tiene sus defensores y sus detractores. Pero también tiene sus virtudes y sus riesgos. Son estos de los que te quiero hablar, para que luego no me digas que no te avisé.

Bienvenidos a la era de los tuitbodrios

Cuando se anunció y se puso en prueba esta nueva característica, muchos lo tuvieron claro. Las pantallas se iban a inundar de mensajes tan largos como vacíos.

Vamos, que si hasta ahora leíamos muchas gilip******* tonterías, ahora iban a ser tan gordas como una vaca preñada. O más.

Los 280 caracteres de Twitter van a permitir que veamos tonterías más gordas que una vaca embarazada

Bueno, un respeto a las vacas gordas embarazadas que no pueden decir ni mu por Twitter.

Es decir, vamos a ver un montonazo de tuitbodrios que aportan menos que un florero en medio del desierto. Y no, no estamos para perder el tiempo con eso. Pero hay una manera de evitarlo.

Además, según muchas personas, con este cambio Twitter pierde su gracia.

Por un lado, ya no será necesario rebanarse los sesos para comprimir un mensaje en sólo 140 letras. Aunque es un poco pestiñazo, la verdad es que para los que nos gusta escribir es muy entretenido. ¡Es un buen juego! Salvo cuando tienes prisa, hay mucho estrés o es imposible simplificar tanto un razonamiento sin que dé pie a malentendidos.

El juego continúa. Y se pone más difícil

Para mí, los 280 caracteres de Twitter no van a quitar la gracia a la red social. Simplemente le van a dar una nueva dimensión de complejidad.

Me explico.

La manera de evitar los tuitbodrios que te he contado antes es muy simple. Se pueden hacer 2 cosicas:

  1. Dejar de seguir a quienes lo publican.
  2. Ignorar esos mensajes.

Creo que con el tiempo esto va a ser la tendencia, aunque la Resistencia pro-140 pasará un tiempo criticando a los que escriben mucho sin decir nada.

Lo peor que se le puede hacer a alguien que está en Twitter es ignorarle o dejar de seguirle. ¡Todos queremos que nos hagan caso! Y, si somos empresarios, que lean nuestros artículos o compren lo que ofrecemos.

La nueva regla de juego se basa en un paradigma que todos conocemos muy bien:

El tamaño no importa. Sólo importa lo bien que se usa.

Es decir, ahora tenemos que aprender a usar bien los 280 caracteres de Twitter.

Si queremos seguir teniendo visibilidad, estamos obligados a seguir siendo creativos y decir mucho en pocas palabras.

En el caso de que queramos usar menos de 140 letras (nadie nos obliga a usar más), tendremos que seguir esforzándonos por hacer un mensaje que tenga valor. Si queremos usar más, tenemos que lograr que cada carácter extra merezca la pena ser leído.

Así que creo que este cambio más que fomentar a los tuitbodrieros, va a fomentar a los tuitcreativos. Y a aquellos que sepan empatizar bien con sus lectores.

280 caracteres de Twitter: escribe con moderación

Aprovechemos todas las ventajas que nos ofrece esta función, que son muchas.

Y aprovechemos la más que segura tendencia de que los que la usemos correctamente tendremos mejor reputación y visibilidad en esta red social.

Así que: no escribas tuitbodrios; te acabarán afectando a la larga. Consejo de amigo.

 

¡Hala! Esto es todo por hoy.

Tanto si estás de acuerdo con lo que te he dicho como si no, estás en lo cierto. Sea como sea, deja un comentario con tu opinión y comparte esto con tus amigos, ¡¡¡porfi!!! Aún soy muy pequeño.

¿Te gustaría conocer el auténtico camino para que una web genere clientes de calidad?

Descarga esta guía gratuita y en menos de 20 minutos aprenderás cómo funciona un embudo de ventas y todas sus partes.



Confirmo que he leído y que acepto la política de privacidad de esta web.

You have Successfully Subscribed!

Share This