Autoestima: ¿te vendes o no te quieres?

Publicado por en

¡¡Hola mundo!! Estoy nervioso. Esta es la primera entrada de mi etapa cultivando marca personal y de esta mi renovada web. Y quiero ir al lío con un tema del que voy a hablar bastante. ¡¡ES NECESARIO!! Me refiero a una gran ausente: la autoestima. Responsable de que muchas estrategias de marketing fallen, incluso la de encontrar pareja. Así que, dime: ¿te vendes o no te quieres?

¿Qué tiene que ver el tocino con la velocidad?

¡¡Mucho!! ¿O es que eres capaz de ganar en los 100 metros lisos después de meterte una señora fabada?

Delicioso plato de fabada

Pero no quiero hablar de comida, ni de carreras, ni de fabadas… Buuff, me ha entrado hambre. Ahora vuelvo.

Ya, ñam ñam.

Lo que quiero que entiendas es por qué la autoestima afecta tanto al marketing y por qué teniéndola muy dañada cualquier intento de copywriting o de venderte que hagas será “infusiciente”.

Quiero que te quedes con un término. Inconsciente.

Es esa parte de la mente que eres incapaz de controlar, pero que te controla como si fueras un títere.

Del inconsciente dependen los miedos más profundos, muchos de los cuales seguramente desconozcas. Sus orígenes son variados, pero están muy relacionados con las experiencias vividas y la educación recibida.

Las consecuencias en el marketing de la falta de autoestima

Cuando uno no se quiere se infravalora, se considera menos que los demás y siempre está temiendo quedar en evidencia. Afloran muchos miedos conscientes como el famoso “¿qué dirán?”, o el “lo estoy haciendo fatal”. Y otros inconscientes como que el exponerte a los demás es peligroso.

La principal consecuencia de todo esto es que da igual lo bien que conozcas la técnica si los miedos te controlan.

Puedes ser una enciclopedia andante de marketing de contenidos, de copywriting, de redes sociales o de lo que quieras. Pero si te odias, poco vas a conseguir.

Debes saber que la misión del lado oscuro de la mente es protegernos de los peligros. O, mejor dicho, de lo que considera que es un peligro.

Por si no entiendes esto último, piensa la última vez que te asustaste al ver un pequeño e inofensivo insecto. O en la que condujiste a mucha más velocidad de la permitida (en muchos casos parece que el inconsciente no lo ve como un peligro serio).

Si te dedicas a la redacción pero crees que vales poco, seguramente tengas miedo a hacer un mal trabajo. Tu inconsciente lo considera una amenaza.

Su manera de protegerte ante esa amenaza es evitarla. Como evita que una avispa te pique o un león te quite un cacho de pierna.

Es decir, te va a manejar para que las ventas que puedas hacer salgan mal y así no tengas opción de hacer ese mal trabajo. En otras palabras, te lleva a que pongas en práctica una estrategia de marketing abocada al fracaso. Que hagas unos textos con copywriting sin esencia. Que seas incapaz de conquistar en condiciones a un nuevo cliente. O a la persona que tanto te gusta.

¡¡Ahora tiene más sentido relacionar el tocino y la velocidad sin la fabada!!

¿Te quieres o no te vendes?

Por experiencia personal (ya contaré más en este blog), te aseguro que cultivar la autoestima es necesario para tener una vida plena. Y más aún si quieres trabajar por tu cuenta o aspirar a un buen puesto en un trabajo por cuenta ajena.

Cuando te quieres no te importa lo que los demás piensen de ti. Pones toda la carne en el asador cada vez que quieres venderte como profesional, como amigo, como pareja o como necesites venderte en cada momento.

Con una autoestima alta te atreves a marcar la diferencia, a ofrecer lo que sólo tú puedes dar.

Seguramente dirás que es posible venderse sin haber cultivado el amor propio. Y sí, pero depende mucho de la situación de la que partas (si te odias mucho o poco) y de la situación que busques (buenos clientes y abundancia o lo que sea para salir del paso).

Deja un comentario

¿Te gustaría conocer el auténtico camino para que una web genere clientes de calidad?

Descarga esta guía gratuita y en menos de 20 minutos aprenderás cómo funciona un embudo de ventas y todas sus partes.



Confirmo que he leído y que acepto la política de privacidad de esta web.

You have Successfully Subscribed!